La palabra Atelier se llena de significado en el espacio de trabajo de Laura Monge. Más de 250 metros cuadrados de materiales nobles, rodeados de enormes ventanales, donde las modistas -bajo la atenta mirada de los aprendices- dan forma a las creaciones. Como si de un taller de alfarería se tratara, van modelando la prenda hasta dar con la idea esperada. Sobre la base van jugando con las telas, con sus texturas y su caída, viendo cómo responde el tejido ante la luz natural y bajo las lámparas de interior, examinando su movimiento y estudiando cómo favorecer a la persona que lo va a llevar. Todo ello hace de cada vestido una pequeña obra de arte única.

Un atelier como el que en su día pudo tener el propio Balenciaga, el gran inspirador de Laura Monge. La artista reconoce que está en este mundo gracias a él. Allá por los años 80, cuenta, era una jovencísima y aventajada estudiante que se quedó impactada al ver un desfile del prestigioso diseñador vasco. Ese mismo día decidió que su mundo iba a ser el de la alta costura y desde ese mismo día trabaja para seguir la estela de Balenciaga, aquel prestigioso diseñador que no solo hacía el boceto de sus creaciones, sino que también las confeccionaba, demostrando su dominio de la costura y del manejo de tejidos. La propia Coco Chanel llegó a decir de Balenciaga que él era el único couturier, el único costurero de la época. Palabras que han marcadola trayectoria profesional de Laura Monge.


epsilon 0 Linx 0 capricornius 0 vela 0
sagitta 0 perseo 0 hydra 0 adhara 0
auriga 0 02 siris 03 spica 04 vega
01 antares 05 rigil 06 shaula neptuno1
hadar1 alcala1 metropolis1 corte-clasico1
estilo-griego-2-1 talle-bajo1 corte-imperio1
hilos-de-plata1 color-crudo
 

Acceder